Site Loader

Si deseas saber de qué forma es el Sueño Americano en la vida real, Adrian Harper es un caso vivo.

En el año dos mil, Adrian Harper llegó como estudiante de primer año a la Universidad de St. John’s en Minnesota, pasando por las Bahamas desde su sitio de nacimiento, Jamaica.

No estaba en parte alguna cerca de las playas de California que ansiaba ver como un pequeño medrando, mas era una educación universitaria con una beca completa.

Después de estudiar informática y comunicación, empezó a conseguir experiencia laboral en administración empresarial y tecnología de la información. Poco después, volvió a la escuela para conseguir su MBA en la Universidad Luterana de California, donde consiguió su título de posgrado en dos mil nueve.

hombre de negocios parado afuera

Crear una empresa

Eso preparó a Adrián para abrir las puertas de su empresa, Cloud77, una compañía de asesoría tecnológica y de redes, en dos mil diez. Y era donde siempre y en todo momento había querido estar: cerca de las radiantes playas del sur de California.

Como tantos recién llegados emprendedores a los U.S.A., Adrián había venido por la educación y se había quedado por las ocasiones de negocio. No obstante, el camino cara el éxito personal y profesional no fue simple.

Estaba cargado con préstamos estudiantiles que acostumbraba a abonar por su MBA así como dólares americanos 40,000 en deudas de tarjetas de crédito que se habían amontonado de manera lenta durante los años. Le pesaba mucho. Y lo que es más esencial, no estaba personalmente contento pese a su éxito sobre el papel.

Adrián no tenía un crédito PYME para iniciar.

Un cambio mental

Fue entonces cuando tuvo un cambio mental en su visión del éxito. “Me di cuenta, en un instante dado, que precisaba manejar mi vida de la forma en que manejaba mi negocio”, afirma. Una parte del cambio mental fue de naturaleza espiritual, y parte fue material.

“Si pudiese ahorrar un dólar acá y un dólar allí para mi empresa, asimismo debería hacerlo para mí”, afirma.

Para ello, en dos mil catorce redujo el tamaño del piso con “vista a la piscina” que costaba “cuarenta-cincuenta por ciento ” de los ingresos mensuales a algo más pequeño; tenía una venta de garaje para vender sus cosas. Refinanció sus préstamos estudiantiles con Earnest, reduciendo su APR de seiscientos cincuenta y cinco a trescientos treinta y dos por ciento . Esos ahorros de costos le asistieron a acrecentar sus pagos de deudas.

En septiembre de dos mil quince, pagó su deuda de consumo, incluyendo los préstamos estudiantiles, que sumaban prácticamente 6 cifras el año precedente.

Un nuevo sentido de libertad

La sensación de libertad que sintió al salir de sus deudas personales lo inspiró a echar otro vistazo a los lugares donde podía preservar todavía más recursos con su compañía. Fue entonces cuando decidió dar un paso radical con su compañía. Adrián se despidió del costoso espacio de oficinas y se llevó a su equipo de 8 personas de forma virtual.

Hoy en día, el equipo de Cloud77 festeja asambleas frente a frente con los lugares de asamblea de Google o bien en restaurants en vez de en un espacio de oficina de ladrillo y mortero.

El consejo de Adrian para los empresarios:

  1. “Sé franco contigo con lo que buscas. Lo que verdaderamente deseas hacer ya está en ti: cavar profundo y dejar que reluzca”.
  2. “Preguntar a la gente que ha estado allá para poder ver las trampas. Busque a gente experimentada por su sabiduría y guía y puede ahorrarse bastante tiempo”.
  3. “Asegúrese de tener un contador experimentado. Desde el comienzo, procuré personas que tuviesen la experiencia para asistirme a guiarme y enseñarme a operar”.

“Todo el planeta trabaja desde casa y eso hace feliz a la gente. No he tenido ninguna protesta negativa”, afirma. “Todos conocen su papel y función y tenemos grandes herramientas para cooperar.”

¿Los resultados? Harper afirma que el negocio ha seguido medrando en el último año, con una mayor rentabilidad, nuevos clientes del servicio y proyectos, y ayudando a más organizaciones dadivosas. Harper agrega que sus empleados asimismo están más contentos sin lidiar con el tráfico de la ciudad de Los Ángeles en un viaje de ida y vuelta.

“Mi filosofía es que somos una compañía de tecnología, conque debemos utilizar la tecnología para aumentar al máximo. En la actualidad, estamos prácticamente cien por ciento libres de papel”, afirma. “Vamos a ser diligentes y veloces. La mayor parte de nuestros datos están en la nube.”

¿Y su vida personal? Adrián afirma que su examen de conciencia – y la reducción de costos – le ha dado una nueva sensación de calma y prosperidad.

“La gente busca la exuberancia”, observa. “Mas en el momento en que tienes gratitud con lo que tienes, comienzas a atraer lo que deseas.”

Post Author: Juan González

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *